El teletrabajo no es confinamiento

Con la crisis del COVID-19 se está confundiendo lo que es teletrabajo con un confinamiento personal en casa

En estos días de confinamiento obligado, he oído mensajes de rechazo rotundo al teletrabajo, a los que he respondido de forma contundente. Llevamos diez años con el 100% de la plantilla de Europa y Latinoamérica trabajando en remoto, y no comparto sus quejas. No obstante, al escuchar sus razonamientos, puedo entender su enfado.

Factores del rechazo

Para muchos es la primera vez que trabajan desde casa. Algunos no cuentan con lo que en FMHOUSE llamamos la PERCHA: La P del permiso, aunque en este caso sea obligado; la E del espacio, dedicado y preferiblemente separado; la R de recursos, buena conexión, una pantalla grande y un ratón, esto no es ninguna tontería, se nota mucho en la productividad; la C de confort, desde la iluminación, la mesa o la silla, a tener algo para los pies; La H de horario, esto es importante, si no acabarás deambulando y se te pasará el día. Y la A de actitud: vístete, come y bebe como si fueras a trabajar, no como si estuvieras de vacaciones y de vez en cuando trabajaras.

Aparte de carecer de algunas de estas cosas, otro factor negativo es que de repente muchos padres se convierten en profesores. No tienen bastante con adaptarse al entorno, que además les han mandado del colegio deberes, prácticas y trabajos manuales. Una amiga me dijo el otro día que estaba haciendo un instrumento musical con elementos reciclables, por lo menos se desarrolla la imaginación.

Otros aspectos a considerar son el no poder salir de casa, no hacer deporte al aire libre, no socializar, y para los que tienen niños, tenerlos encerrados es un trauma. Además, el no ver a nuestros seres queridos genera una sensación de impotencia que, si lo unimos al temor del contagio, a las noticias de infectados y fallecidos y a la incertidumbre de lo que va a durar, es un cóctel de frustración que lo acaba pagando el teletrabajo. Al compartir esta idea con mis compañeros, me confirman que incluso para ellos, que llevan años con una buena PERCHA se les está haciendo complicado. No me puedo imaginar como será para el resto.

Una situación especial

Mi mensaje es que esto no es teletrabajo, es una situación particular. Ahora se debe combinar un nuevo trabajo, con hacer de profesor, el estrés de no contagiarte y la incapacidad de salir de un entorno cerrado. La dosis de paciencia y autocontrol que se debe tener no es la misma a la de una persona que hacía teletrabajo hace tres meses. Os invito a probarlo cuando todo esto acabe, os prometo que funciona.

Autor: David Martinez, PhD. Consultor estratégico, formador, investigador y conferencista internacional. Reconocido experto en Facility y Asset Management. Especializado en modelos multiculturales de gestión de inmuebles y en productividad aplicada a los entornos de trabajo.

Sin comentarios

Debes estar logged in para escribir un comentario
Ir a la barra de herramientas